“PATRIA ROJA” DESLINDA Y DEFINE POSICIONES

PEDRO CASTILLO, EL SUTEP, PATRIA ROJA Y LA DERECHAPor:

Manuel Guerra

El año 2017 el magisterio peruano era objeto de un maltrato y acoso perverso. Sometidos a injustas condiciones laborales, a presiones de diversa índole, profesionalmente subvalorados, y con salarios deplorables, la indignación de los maestros crecía, reclamaba acciones enérgicas de lucha por parte de su histórico sindicato, el Sutep.

Errores de la dirigencia impidieron pulsar y encausar esta indignación a través de una huelga nacional, como era el reclamo que venía desde las bases.

Este vacío fue aprovechado por el Conare-Movadef para cabalgar sobre la voluntad de lucha de las masas magisteriales y redoblar sus planes divisionistas. Acrecentaron su campaña de mentiras, golpeando a la dirigencia nacional del sindicato y a su institución previsional, Derrama Magisterial.

En el fondo se trataba de dirigir un golpe político a Patria Roja, partido que ha combatido frontalmente al senderismo desde sus inicios.La huelga magisterial del 2017 colocó en la palestra a Pedro Castillo, quien encabezaba a los sectores del Conare. En ese entonces Pedro Castillo contó con el apoyo unánime de los grandes medios de comunicación, de los parlamentarios de la derecha, en especial del fujimorismo, en tanto que la dirigencia del Sutep era ignorada o vapuleada.

Esa misma derecha y los mismos medios de comunicación que levantaron a Pedro Castillo en el 2017, ahora que es presidente del país, se han embarcado en una ofensiva contra su gobierno, echando mano del terruqueo y pretendiendo usar a los dirigentes del Sutep para sus propios fines.

Los comunistas de Patria Roja, entendiendo que más allá de las contradicciones en el sindicato, están los intereses del país y de las grandes mayorías, y que nuestro enemigo principal es la derecha neoliberal, y ante la necesidad de cerrarle el paso a Keiko Fujimori, apoyamos la candidatura de Pedro Castillo en la segunda vuelta. Nuestros militantes salieron a las calles a hacer campaña, se desempeñaron como personeros para defender el voto y nuestros abogados hicieron lo propio ante la ONPE.

Una vez obtenida la victoria no hemos pedido nada a cambio, no somos parte del gobierno, no hemos solicitado que nuestros militantes ocupen cargos en los niveles del Estado.Hemos considerado positivo el mensaje del presidente Castillo cuando asumió la investidura, señalando la importancia de cumplir con las promesas y no frustrar las expectativas de amplios sectores de la población que esperan cambios de verdad.

Del mismo modo, con independencia política, criticamos y luchamos contra las medidas del gobierno que afectan la unidad e independencia de las organizaciones sindicales y populares; en concreto las maniobras en contra del SUTEP para favorecer a la Fenatep, haciendo abuso del poder que le ha otorgado el pueblo. Asimismo, hemos hecho saber nuestra posición contraria a la ratificación del convenio con USAID, institución que es punta de lanza del imperialismo norteamericano, y a la autorización para que tropas extranjeras ingresen en nuestro territorio, medida que lesiona la soberanía nacional.

Nuestra posición crítica o de lucha contra medidas del gobierno que consideramos incorrectas, sin embargo, no nos colocan del lado de la derecha. Repudiamos todo lo que significa la derecha apátrida, corrupta y explotadora; su práctica de terruqueo y su prédica anticomunista, su doble discurso y su pragmatismo.

No permitimos que pretenda usar a los sectores populares en sus planes sediciosos y golpistas.¡Otro Perú es posible, unidos podemos lograrlo!