“NUNCA SE HIZO NADA EN FAVOR DE LA CULTURA…”

Entrevista a BRUNO PORTUGUEZ, destacado artista plástico peruano

Por: Robert Laime. / La Mula.pe                                              

El estado de emergencia nacional, como medida ante la propagación de la COVID-19, sigue en vigencia y varios sectores, como el de Cultura, han sido afectados. Los artistas han visto paralizados sus actividades, pero no su creación.

Ante este contexto, TVRobles pudo conversar con el artista plástico bellasartino Bruno Portuguez Nolasco para recoger sus reflexiones de la pintura y la situación del arte en el Perú.


1.- ¿Cúal es la posición actual en que vive un artista plástico durante esta cuarentena?Lamentablemente, la gran mayoría de pintores han sido hackeados no solo por el coronavirus, sino también por la economía y la falta de materiales. Esto fue sorpresivo y todo se cerró de un momento a otro. Por otra parte, ya se venía percibiendo hace unos años atrás una acelerada crisis que afectó, como siempre, al sector más débil de la economía, que es el arte, y con ello la cultura. Las galerías comerciales entraron en bancarrota, motivo por el cual algunas galerías conocidas cerraron y con ello las ventas se detuvieron. La situación actual no ha hecho más que acrecentar y agravar la situación de los pintores, llegando en muchos casos a ser muy delicado. Mas no así, para un pequeño grupo de pintores protegidos por el mercado y por el sistema reinante. Ellos mantienen sus privilegios y mantienen también su indiferencia e insensibilidad para con los demás, incluyendo sus propios colegas.
2.- Se va cumplir casi dos meses de estado de emergencia, medida que ha paralizado a todo el país y el sector Cultura, así como otros, ha sido uno de los más afectados ¿Qué rutinas o actividades está cambiando en su profesión como artista?De hecho que todo esto no sólo va a cambiar el sector artístico, también va a incidir en el sector cultural, educativo, económico, salud, etc. Por ejemplo, en el ámbito pictórico, durante todo el año van a estar cerradas las galerías comerciales y culturales de todo el país. Esto quiere decir que no habrá exposiciones presenciales, todas serán virtuales y, por lo tanto, las ventas serán escasisimas o casi nulas. Y después, una vez abiertas estas ¿a quién le va a interesar adquirir o comprar algo de este rubro, habiendo otras prioridades como alimentos, medicinas, pago de universidades, colegios, etc? Habrá que inventar o crear alternativas para la difusión o ventas de nuestros trabajos: las redes sociales por ejemplo.
3.- En cuanto a su producción artística, ¿estar en aislamiento lo ha animado a producir obras como retratar el ambiente urbano desde su ventana?Terencio, aquel gran poeta latino sentenció hace más de dos mil años esta frase: “Soy un hombre, nada de lo que es humano me es indiferente”. Efectivamente, más que desde mi balcón, como ser humano antes y después como pintor, de lo profundo de mi alma y de mi interioridad, me siento comprometido y conmovido por todo lo que pasa en nuestro país y en el mundo. Es algo catastrófico, dantesco, esta guerra no convencional y silenciosa que cada vez cobra más vidas, nos lastima, nos conmueve y hasta nos mata. Como hombre y como pintor no estoy exento de ello, estoy tratando de conseguir materiales y avanzar con dos trabajos que testimonien lo que nos acontece.
4.- ¿Difunde sus obras por medios virtuales?Efectivamente, hoy en día las redes sociales son vías de difusión muy primordiales, importantes y necesarias para todos nosotros. En mi caso particular, las utilizo sobre todo cuando hago una exposición individual o cuando hago alguna presentación de mis libros Retratos de Viento y de Fuego. Por otro lado, son amigos o personas que se han adherido a mi propuesta, aprecian mi trabajo y ellos son los que más difunden mis pinturas por estas y otros medios.
5.- ¿Cómo ve la reacción e interacción de su público objetivo ante esta situación?Tengo la gran suerte que en esta parte de mi camino, hay un gran público que sigue de cerca mi trabajo, y aunque no parezca, la mayoría son esencialmente jóvenes de distintos niveles sociales, económicos y culturales. Por eso, pienso que mi pintura respira futuro. Por otro lado, reconocidos intelectuales me piden algún retrato para carátula de sus libros pronto a editar. Son todos ellos, junto a jóvenes pintores, que están atentos a mi trabajo. Además hay algunos requerimientos para artículos, entrevistas, reuniones mediante el Zoom, etc. Hoy día las redes sociales cumplen ese trabajo tan vital.
6.- Ahora en esta cuarentena, como califica el mercado de arte. ¿Se sigue comprando arte?

La verdad es que en nuestro país y en el mundo se venden pinturas buenas o malas, pero poco o casi nada de arte. Hay un desconocimiento que es motivo aclarar, una cosa es pintura y otra muy distinta arte, así como también una cosa es ser pintor y otra cosa es ser artista. Me voy a servir de una frase concreta del genial malagueño Picasso, cuando le preguntaron la diferencia entre pintor y artista. Respondió: “Un pintor es aquel que pinta para vender y un artista, vende lo que pinta”.  

En el mundo del arte hay un bien montado aparato que solo le interesa vender pinturas, más casi nada de arte. Y lo conforman: marchands (vendedores de arte), críticos de arte, galerías comerciales, prensa, etc. que venden preciosas pinturas bien realizadas, decorativas y al gusto del cliente con mucho dinero pero falto de sensibilidad y cultura. Eso es lo que se exhibe y se vende en estas galerías. No por algo el escritor español Pérez Reverte dijo: “Hay más arte en las calles que en las galerías”. Un neoliberal convicto y confeso como nuestro nobel Mario Vargas Llosa dice al respecto: “El único criterio más o menos generalizado para las obras de arte en la actualidad no tiene nada de artístico; es el impuesto por un mercado intervenido y manipulado por mafias de galeristas y marchands y que de ninguna manera revela gustos y sensibilidades estéticas, solo operaciones publicitarias, de relaciones públicas y en muchos casos simples atracos”. En cuanto a mi trabajo, siempre traté de estar alejado de este vil mercado para proteger y preservar mi obra y no convertirlo en una simple y vulgar mercadería.7.- Hasta ahora no se han puesto en marcha estrategias concretas para solucionar los efectos de la pandemia del COVID-19 en el sector Cultura. ¿Qué medidas cree que podría tomarse para evitar el colapso de iniciativas culturales y el trabajo de los artistas?A mi entender, parece que toda la vida hemos vivido con algún tipo de pandemia, porque nunca se hizo nada a favor de la cultura y el arte. Todos los gobiernos de turno, amén de los ministerios de Cultura o de Educación, estuvieron de espalda a estos y otros sectores como lo son de Salud, Turismo, etc. Todos siguieron un patrón impuesto por grandes intereses y capitales foráneos, ajenos a nuestra realidad y a los intereses de la gran mayoría. Siendo esto más evidente en nuestro sector ¿Por qué? Simplemente porque ellos saben que el arte y la cultura crean conciencia, despierta inteligencias, eleva ideales y ayuda a la transformación del hombre y su entorno social. Y eso, es muy peligroso para sus intereses, pero no para el nuestro. Por eso que creo que no va haber un cambio significativo e importante. Tenemos que resistir y buscar otras alternativas para no morir en el intento.
8.- Después de que se haya levantado la cuarentena, ¿que proyecciones artísticas tiene pensado realizar?Este año tenía unos proyectos establecidos, algunas exposiciones individuales como en San Isidro, en la Universidad Nacional de Ingeniería, en el Colegio de Ingenieros de Miraflores, etc. Espero que en el próximo año se realicen sin ningún problema. También tenía proyectado la presentación del tercer tomo de mi libro Retratos de Viento y de Fuego en alguna feria de libro tanto en Lima como en provincias. Mientras tanto, continúo realizando algunos retratos que formarán parte del cuarto tomo de Retratos de Viento y de Fuego, y también, terminar algunas pinturas y continuar con mis clases no presenciales en la Universidad Ricardo Palma, entre otras actividades.
9.- Para finalizar, ¿qué mensaje de ánimo le daría a sus colegas artistas?Que el arte es un camino hermoso, apasionado y lleno de sacrificios y bendiciones, pero hay que trabajar muchísimo y con la mayor sinceridad posible. Además, hay que tener mucha paciencia y tener piel de rinoceronte para soportarlo todo. Pueda que al principio no se entienda el trabajo y que nadie o casi nadie lo acepte, pero si este es honesto y verídico, poco a poco se irá comprendiendo y aceptando y al final, se va a imponer, pues, como afirmaba el maestro Rodín: “Lo que es verdad para un hombre lo es para todos”. Y por último, que no desmayen en este intento, mucha fuerza espiritual y mucha práctica. Nuestro pueblo peruano tanto tiempo explotado y expoliado, aún sigue viviendo y luchando. Ese es un gran ejemplo a seguir.
10.- Gracias por concedernos su tiempo para esta entrevista.