LA CRISIS DE LA ECONOMÍA MUNDIAL.

EL “INCIERTO FINAL” DE 2020: ¿QUÉ MÁS PROBLEMAS PODRÍA AFRONTAR LA ECONOMÍA MUNDIAL ESTE AÑO?·      

Rusia Today

Una nueva ola de coronavirus, el inminente fin de las medidas de apoyo de los Gobiernos o una
escalada de tensiones entre Washington y Pekín son algunas de las preocupaciones, estima
Bloomberg.

El repunte de la economía mundial tras la fase más aguda de la crisis del coronavirus “se está
desvaneciendo”, lo que dibuja “un final incierto” para el 2020, sostiene Bloomberg, que recoge en
un nuevo artículo las preocupaciones de expertos ante una nueva ola del virus, ante el inminente
fin de las medidas de apoyo de los Gobiernos o ante una escalada de las tensiones entre EEUU y
China en vísperas de las elecciones presidenciales de noviembre, lo que podría socavar la confianza empresarial

.”Hemos visto un repunte máximo”, declaró a Bloomberg Television Joachim Fels, asesor
económico global de Pacific Investment Management Co., que vaticina que a partir de ahora el
impulso se irá “desvaneciendo un poco”.

Signos preocupantes

A pesar de los esfuerzos y los avances de los gobiernos —que han inyectado casi 20 billones de
dólares de apoyo fiscal y monetario para lograr que la economía vuelva a la normalidad en la
medida de lo posible— mantener el impulso en todos los frentes “no será fácil” y es probable que
se requiera que las autoridades “aumenten sus esfuerzos de estímulo, en un momento en el que algunos buscan recortarlos”, estima el medio. 

Si bien la ayuda gubernamental ayudó a impulsar un repunte inicial en los mercados laborales, el siguiente paso será “el largo y duro trabajo de reestructurar las empresas, reasignar recursos y
volver a capacitar a los trabajadores en industrias que ya no son viables”, lo que podría durar
algún tiempo, señala el artículo.

Por de pronto, este mes algunas de las marcas industriales más conocidas del mundo han
advertido que se avecinan recortes de empleo.

Se desploman los principales índices de Wall Street, lastrados por las tecnológicas

Entretanto, en China, los consumidores siguen siendo reacios a gastar y los mayores bancos del
país registraron sus peores caídas de ganancias en más de una década, a medida que se
dispararon las deudas incobrables.

En EE.UU., los legisladores continúan regateando más estímulos fiscales, que pueden ser
necesarios para sostener la recuperación en la economía más grande del mundo. Aunque agregar 1,4 millones de puestos de trabajo en agosto fue “un gran paso en la dirección correcta”, la
economía necesita mantener ese tipo de ritmo, algo que será “difícil de lograr” sin estímulo
fiscal, estima Ryan Sweet, jefe de investigación de política monetaria de Moody’s Analytics. 

Mientras tanto, en Europa los indicadores de actividad se están desvaneciendo y las fábricas estántratando de reducir los costos a medida que la débil demanda y los recortes de precios reducen
los márgenes de ganancias. 

Paralelamente, los mercados de valores se muestran vulnerables a la decepción en las cifras
económicas en los próximos meses en medio de una moderación gradual del apoyo fiscal de
emergencia.

Sin embargo, todos estos factores quedan eclipsados por la continua propagación del virus, con
brotes en todo el mundo. Incluso cuando se diseñe una vacuna, hacerla disponible en la escala
necesaria a nivel global llevará tiempo, advierte Warwick McKibbin, de la Brookings Institution y la Universidad Nacional de Australia.

Sus modelos sugieren que el virus podría costarle a la economía mundial unos 35 billones de
dólares hasta el 2025. “Hay que vacunar a una gran parte de la población antes de que los costos económicos comiencen a bajar”, ​​asevera McKibbin. 3 sep 2020 19:38 GMT

SE DESPLOMAN LOS PRINCIPALES ÍNDICES DE WALL STREET, LASTRADOS POR LAS
TECNOLÓGICAS·   
    
  El sector tecnológico del S&P 500 cerró con una contracción del 5,83 %, rompiendo una racha
ganadora de 10 días y registrando su mayor pérdida en un día desde marzo.Los principales índices de Wall Street registraron este jueves fuertes caídas, retrocediendo desde máximos históricos,
mientras que el sector de la tecnología sufrió su mayor caída en meses.Pronostican que el dólar
podría hundirse un 36 % frente al euro durante 2021

El promedio industrial Dow Jones cayó 807,77 puntos, lo que equivale a un 2,8% y supone su
mayor caída en un día desde el 11 de junio.

Por su parte, el S&P 500 se contrajo un 3,5 % y el Nasdaq Composite perdió un 5 %.Entretanto, las
acciones de Apple se depreciaron un 8 %, Amazon y Netflix registraron caídas de un 4 %, y
Facebook cayó un 3,8 %. Microsoft se desplomó un 6,2 %, y Alphabet retrocedió un 5,1 %.

El sector tecnológico del S&P 500 cerró con una contracción del 5,83 %, rompiendo una racha
ganadora de 10 días y registrando su mayor pérdida en un día desde marzo.Desde finales de
marzo, el S&P 500 ha subido más de un 55 %, mientras que el Nasdaq y el Dow han aumentado en casi un 70 %, y en más del 50 %, respectivamente.

PRONOSTICAN QUE EL DÓLAR PODRÍA HUNDIRSE UN 36 % FRENTE AL EURO DURANTE 2021

3 sep 2020 06:36 GMT ·   

Las recientes muestras de debilidad de la moneda estadounidense son “el comienzo de un
movimiento muy grande” que podría dañar a multitud de inversores, estima un analista.El dólar
se podría hundir un 36 % frente al euro durante el próximo año, lo que llevaría a la moneda
estadounidense a sus peores niveles en más de una década, pronostica Ulf Lindahl, director de
inversiones de A.G. Bisset, compañía especializada en la investigación del mercado de divisas.

La reciente debilidad del dólar “es el comienzo de un movimiento muy grande” que podría dañar a la multitud de inversores a través de sus tenencias en acciones y bonos estadounidenses,
estima el experto, citado por Reuters.

Aunque la caída de la divisa se ha desacelerado en las últimas semanas, Lindahl cree que nos
encontramos “realmente” ante “una oportunidad para abandonar el dólar”. 

“Receta sostenida para la debilidad”

La moneda estadounidense ya se encuentra cerca de su nivel más bajo en 27 meses tras haber
caído aproximadamente un 11 % desde su máximo de 2020 frente a una canasta de sus pares,
señala Reuters, añadiendo que Goldman Sachs, UBS y Société Générale están entre los bancos
que pronostican más pérdidas.La hegemonía del dólar bajo amenaza a medida que el
“excepcionalismo estadounidense” alcanza su punto de inflexión

La mayoría de los inversores bajistas esperan que el dólar se devalúe debido a las perspectivas de crecimiento económico más sólidas fuera de EE.UU., las tasas de interés más bajas de EE.UU. y la preocupación de que los programas para aliviar las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus estén inflando los déficits fiscales.

Así, Goldman Sachs vaticina que el euro cotizará a 1,30 dólares en 2023, frente a los 1,196 dólares actuales. Por su parte, los analistas de TD Securities calculan que el dólar está sobrevalorado en un 10 % frente a otras monedas importantes.

LA HEGEMONÍA DEL DÓLAR BAJO AMENAZA A MEDIDA QUE EL “EXCEPCIONALISMO
ESTADOUNIDENSE” ALCANZA SU PUNTO DE INFLEXIÓN

27 ago 2020 17:18 GMT En ‘Keiser report’, Max y Stacy hablan con Nathaniel Whittemore, de The
Breakdown, sobre la emisión desaforada de moneda, que hace que la gente se haga preguntas
que acabarán en grandes cambios, ya que el acuerdo vigente durante años ha sido desastroso
para el ciudadano: la emisión de moneda lo encarece todo a cambio de abaratar el crédito para
adquirir lo necesario. ¿Está la gente preparada para enfocarse en las causas estructurales de la
desigualdad?

La pandemia mundial de covid-19, los rescates, el hundimiento de la economía y el desplome de
los mercados han puesto en entredicho la autoridad de los bancos centrales, sostienen los
presentadores del programa, a lo que el invitado, Nathaniel Whittemore, responde que esas
instituciones están “abdicando de su rol en asuntos como las desigualdades económicas”.

El objetivo de la Reserva Federal de EEUU, que tiene sus equivalentes en el resto de países del
mundo, es velar por la estabilidad económica y los bajos niveles de desempleo, pero para ello
recurre a los intereses al 0 % o en terreno negativo y unas formas de flexibilización cuantitativa
“cada vez más exóticas”: “como tal, el único mecanismo que tiene para interactuar con la
economía son las inyecciones de liquidez, el problema es que solo benefician a unos pocos”,
señala.

Whittemore critica la postura de los defensores de la teoría monetaria moderna, quienes afirman que “no hay nada que pueda cambiar el equilibrio de poderes“, debido a que “ahora mismo
vivimos en un mundo carente de alternativas que resulten interesantes para el dominio de
EE.UU., pero sí empiezan a aflorar una serie de competencias geoestratégicas que parecen poner en duda la organización del planeta en torno al dólar”.

“Excepcionalismo estadounidense”

Whittemore estima que “el excepcionalismo estadounidense, el día que toque techo, puede
convertirse en algo muy peligroso“, ya que el modelo actual “se basa en la continuidad de un
sistema que no beneficia a demasiada gente e, incluso, a lo mejor tampoco a los intereses de
EE.UU. como país, algo que sí hacía antes”.En cuanto a las tensiones entre EE.UU. y China,
considera que “una de las fuerzas más importantes” en ese “conflicto económico” es la presión
interna que existe en Washington por regresar a territorio estadounidense la producción que se
trasladó al gigante asiático.