PERÚ SE SUMA A CAUSA NOBLE: PREMIO NOBEL PARA BRIGADA MÉDICA CUBANA

PREMIO NOBEL DE LA PAZ PARA

BRIGADA MEDICA CUBANA HENRI REEVE

Boletín Solidario

Lima                                          agosto 2020                                               N. 1

PRESENTACION

La campaña mundial a favor del otorgamiento del Nobel de la Paz en 2020 tuvo como punto de lanzamiento al movimiento francés “Cuba Linda”, que lo recordó el 20 de junio pasado. El llamamiento lanzado el 28 de abril para la atribución del Premio Nobel de la Paz a las Brigadas Médicas Cubanas, Henry Reeve, se ha convertido en un inmenso clamor. Luego, otras organizaciones de Estados Unidos (Code Pink y Comité Internacional por la Justicia) y otros países se sumaron activamente. También lo hicieron organizaciones de América Latina.

En el Perú, tomamos la iniciativa de sumarnos a esa campaña en abril de este año. Coordinamos con los organismos correspondientes de otros países y concertamos esfuerzos con el Comité Internacional pro Justicia, Paz y Vida, que funciona en La Habana.

En una primera etapa de nuestra actividad, por iniciativa de SOLICUBA (Solidaridad con Cuba) Colectivo de Pensamiento y Cultura, y con el apoyo de algunas organizaciones de base entre las que destacaron la Casa de Amistad con Cuba de Arequipa, la Casa de Amistad de Ica y organismos similares de Chiclayo y Trujillo, lanzamos una campaña de recolección de adhesiones, logrando obtener más de 500 firmas.

El laureado poeta nacional Marco Martos Carrera -la figura más destacada de las letras peruanas en nuestro tiempo y Presidente de la Academia Peruana de la Lengua- dio a conocer un llamamiento a los intelectuales para que se sumen a esta causa. Y así ha venido ocurriendo.

A partir de hoy, y en los próximos días, daremos a conocer las adhesiones recibidas y presentaremos mañana sábado 22 de agosto un Portal Peruano de Internet destinado a divulgar esta causa.

Con estas líneas inauguramos el Boletín Solidario que iremos publicando a partir de la fecha y que aspira a tener la continuidad indispensable que permita arrancar el requerimiento esencial aquí planteado: el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz a la Brigada Médica Cubana Henri Reeve  

Lima, 21 de agosto del 2020

El Colectivo de Dirección de SOLICUBA

CONTINGENTE INTERNACIONAL DE MÉDICOS ESPECIALIZADOS EN SITUACIONES DE DESASTRE Y GRAVES EPIDEMIAS HENRY REEVE

MISIÓN

Brindar ayuda humanitaria-médico-sanitaria a las poblaciones de países víctimas de desastres naturales y epidemias, y ayudar a su recuperación.

PRINCIPIOS EN LOS QUE SE SUSTENTA SU LABOR

La defensa y el ejercicio del derecho humano a la salud que implica el acceso y la cobertura universal de salud, gratuitos y sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social, de las personas y comunidades a servicios integrales adecuados, oportunos y determinados de acuerdo con sus necesidades.

La promoción al derecho humano a la paz defiende el pleno disfrute de los derechos derivados de la dignidad inherente de todos los seres humanos, que incluye el derecho a la vida.

Fomenta el diálogo y la cooperación internacional con el objetivo de mejorar los indicadores de salud de la población afectada, sobre la base del respeto y las necesidades de los países que piden la ayuda; y responde ante situaciones de emergencia, desastres o epidemias, las cuales pueden significar a futuro un obstáculo a la paz; así como reconoce el pleno desarrollo de una cultura de paz.

El humanismo que ratifica la dignidad del ser humano, sobre la base de la igualdad y la justicia social y contribuye al desarrollo de los pueblos, en particular, al brindar salud para todos. La solidaridad que une a hombres y pueblos de modo que el bienestar de los unos determina el de los otros.

Fundamenta la ayuda mutua y la colaboración entre los pueblos y las naciones, independientemente de las diferencias existentes entre sus sistemas políticos, económicos y sociales o sus niveles de desarrollo; al tiempo que se practica la tolerancia, el respeto a sus tradiciones y cultura y el fomento de la paz.

CREACIÓN

El Contingente fue constituido el 19 de septiembre de 2005, en respuesta a los daños causados por el huracán Katrina a la 2 localidad de Nueva Orleans en Estados Unidos, que dejó alrededor de mil 336 fallecidos y pérdidas valoradas en 75 mil millones de dólares. Se le denominó “Henry Reeve” en homenaje al joven estadounidense, natural de Brooklyn, Nueva York, que se unió como soldado de línea a un destacamento de patriotas cubanos que desembarcó el 4 de mayo de 1869 por las costas orientales de Cuba, para incorporarse a la guerra de independencia, que se había iniciado en octubre de 1868, contra el dominio colonial de España.

En la historiografía de Cuba su ejemplo ha sido un paradigma de ayuda solidaria internacional.

MEMBRESIA

Sus miembros se movilizan de forma inmediata entre 24 y 48 horas, según el tipo de evento sanitario adverso. La mayoría de sus integrantes tiene experiencia en misiones sanitarias internacionales. La participación es voluntaria.

PRINCIPALES RESULTADOS

Hasta el 10 de agosto de 2020, el Contingente ha asistido a 46 naciones y cinco territorios no autónomos. En América Latina y el Caribe, ha estado presente en 22 Estados: Antigua y Barbuda, Barbados, Belice (2 veces), Bolivia, Chile (2 veces), Dominica (2 veces), Ecuador, El Salvador, Guatemala, Granada, Haití (4 veces), Honduras, Jamaica, México (3 veces), Nicaragua, Perú (2 veces), Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Surinam, Trinidad y Tobago y Venezuela. En Asia y Oceanía en cinco países: China, Islas Fiyi, Indonesia, Nepal y Pakistán. En África Subsahariana en 13 naciones: Angola, Cabo Verde, Guinea Bissau, Guinea Conakry (2 veces), Guinea Ecuatorial, Kenia, Liberia, Mozambique, Sierra Leona (2 veces), Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Sudáfrica y Togo. En África Norte y Medio Oriente ha asistido a tres países: Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Kuwait. En Europa en tres Estados: Andorra, Azerbaiyán e Italia. Los territorios británicos no autónomos asistidos han sido: Anguila, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes, Montserrat y Martinica, departamento de ultramar de Francia.

En estas misiones han participado más de 9 mil profesionales cubanos de la salud. Se ha brindado atención médica aproximadamente a 4 millones de personas. Se ha salvado la vida a más de 89 mil personas. 3 El 26 de mayo de 2017, el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Reeve” recibió el premio Dr. LEE Jong-wook de la Organización Mundial de la Salud en la ceremonia de la 70ª Asamblea Mundial de la Salud.

El premio fue en reconocimiento a su labor de medicina asistencial en emergencias. En esta ocasión, el presentador del premio, IHN Yohan, quien preside la Fundación Coreana por Servicios de Salud Internacional expresó “el Contingente Henry Reeve ha diseminado un mensaje de esperanza a todo el mundo”. El 13 de agosto de 2020, el Congreso Nacional de Honduras aprobó otorgar la alta condecoración “Cruz de Comendador” al Contingente “Henry Reeve” por su destacado aporte en beneficio de la salud del pueblo hondureño y los resultados alcanzados en ese país en la lucha contra la COVID-19.

PARTICIPACIÓN EN EL ENFRENTAMIENTO A LA COVID-19

Ante la calificación de la COVID-19 como pandemia, mayor peligro sanitario al que se ha enfrentado el mundo en el siglo XXI, el Contingente “Henry Reeve” se preparó para asistir a los pueblos que lo solicitaran. En el lapso de cinco meses, su presencia ha llegado a 35 Estados. Ha atendido a más de 300 mil personas y salvado más de 9 mil vidas.

Han participado más de 3 mil 700 profesionales cubanos de la salud, de los cuales el 61,2 % son mujeres. De las 46 brigadas constituidas para el enfrentamiento de la pandemia, 37 se mantienen prestando servicios de salud en 26 naciones (Angola, Azerbaiyán, Barbados, Belice, Cabo Verde, Dominica, Granada, Guinea Conakry, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Haití, Honduras, Jamaica, Kenia, Kuwait, México, Perú, Qatar, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Sudáfrica, San Cristóbal y Nieves, Surinam, Trinidad y Tobago, Togo y Venezuela) y cinco territorios no autónomos (Anguila, Islas Vírgenes, Islas Turcas y Caicos, Martinica y Montserrat). El Contingente “Henry Reeve” ha estado presente en la mayoría de las regiones del mundo. En América Central, en 3 Estados (Nicaragua, Honduras y México).

En este último con cuatro brigadas médicas especializadas. En general, las seis misiones médicas han atendido más de 80 mil personas. En el Caribe, han asistido a 12 países (Antigua y Barbuda, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Jamaica, Granada, Haití, Belice, Dominica, 4 San Cristóbal y Nieves, Barbados, y Trinidad y Tobago) y brindado servicios de salud alrededor de 33 mil personas. En América del Sur han contribuido con su labor en el enfrentamiento a la pandemia, en Perú con cuatro brigadas y en Venezuela; lo cual ha permitido atender aproximadamente 19 mil personas.

En Europa, cuatro brigadas médicas se sumaron a los esfuerzos nacionales de Italia (2 brigadas en Lombardía y Piamonte, respectivamente), Andorra y Azerbaiyán, las cuales ofrecieron sus servicios a más de 16 mil personas. Además, el Contingente ha estado presente en los territorios británicos no autónomos (Anguila, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes, Montserrat) y Martinica, departamento de ultramar de Francia, donde han sido asistidos más de mil personas.

En África, 10 brigadas médicas han atendido a más de 38 mil personas en Angola, Togo, Cabo Verde, Sudáfrica, Guinea Conakry, Guinea Bissau, Santo Tomé y Príncipe, Guinea Ecuatorial, Sierra Leona y Kenia. En Medio Oriente, las cuatro brigadas médicas han prestado servicios en Qatar (dos misiones médicas), Emiratos Árabes Unidos y Kuwait han atendido a más de 138 mil pacientes.

ENFRENTAMIENTO AL ÉBOLA EN ÁFRICA

Como resultado de la cooperación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en menos de dos semanas más de 5 mil médicos y enfermeros cubanos, miembros del Contingente “Henry Reeve”, se ofrecieron de manera voluntaria para combatir la epidemia; de ellos se seleccionaron y adiestraron más de 500 profesionales de la salud; y finalmente, participaron 256.

Como en el 2010, cuando los médicos cubanos se enfrentaron a la epidemia de cólera en Haití, que permitió brindar servicios de salud a más de 400 mil personas y salvar la vida de aproximadamente 76 mil, el Contingente estuvo presente en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry en 2014 en salas de tratamiento contra el Ébola, en las que se atendieron a más de 2 mil pacientes. Fue la única misión médica que brindó asistencia sanitaria directa a pacientes con Ébola.

Durante este período, fallecieron dos integrantes del Contingente “Henry Reeve” por malaria y se enfermó un profesional de la salud de Ébola.

EXPERIENCIA EN EL ENFRENTAMIENTO A SITUACIONES DE DESASTRES NATURALES

La primera emergencia a que se enfrentó el Contingente, pocos días después de su creación, fue en Guatemala, para asistir a la población afectada por las inundaciones ocurridas en octubre de 2005. Un total de 688 profesionales de la salud asistieron a más de 477 mil personas y salvaron la vida a más de mil 300.

Desde su constitución, el Contingente ha desarrollado 20 misiones médicas especializadas en el enfrentamiento a desastres naturales; de ellas ocho ante la ocurrencia de inundaciones en Guatemala (2005), Bolivia (2006), Belice (2007), México (2007), El Salvador (2009), Chile (2015), Perú (2017), Sierra Leona (2017); siete en terremotos en Pakistán (2005), Indonesia (2006), Perú (2007), China (2008), Chile (2010), Nepal (2015), Ecuador (2016), y cinco en huracanes en Haití (2016), Islas Fiyi (2016), Dominica (2017), México (2017) y Mozambique (2019). Su accionar posibilitó, con la participación de más de 4 mil profesionales de la salud, atender a más de 3 millones de personas.

Se destaca la labor del Contingente tras el impacto del terremoto de octubre de 2005 en Pakistán, que ocasionó la pérdida de 70 mil vidas humanas, 100 mil heridos y 3 millones de personas sin hogar. En un periodo de casi ocho meses, los más de 2 mil profesionales de salud cubanos atendieron a más de un millón 700 mil pacientes.

Se realizaron más de 14 mil operaciones de cirugía, más de 166 mil sobrevivientes recibieron tratamiento especializado de rehabilitación y salvó la vida a más de 2 mil.

CONCLUSIONES

Durante estos 15 años, el Contingente “Henry Reeve” ha formado parte de los esfuerzos internacionales por incrementar la cooperación en materia de salud entre las naciones.

En este periodo, se han agrupado en 71 brigadas médicas destinadas 46 al enfrentamiento a la COVID-19, tres ante la epidemia del Ébola, dos para combatir la epidemia del cólera y 20 ante la ocurrencia de desastres naturales; de ellas ocho especializadas en inundaciones, siete en terremotos y cinco en huracanes. El Contingente se ha mantenido activo en su labor. Ha desarrollado de 1 a 4 misiones por año. Se destaca en estos últimos cinco 6 meses su accionar eficaz en el enfrentamiento a la pandemia COVID-19.

OTROS DATOS COMPLEMENTARIOS- ANTECEDENTES DEL CONTINGENTE “HENRY REEVE”

Por algo más de medio siglo, Cuba ha participado en el proyecto de cooperación médica internacional, que ha alcanzado la geografía de más de 150 países.

Los sentimientos de solidaridad y humanismo han sido su inspiración. Los orígenes fundacionales se remontan a mayo de 1960, cuando una brigada médica asistió al pueblo de Chile, víctima de un terremoto, y a mayo de 1963, fecha en que un grupo de 50 profesionales cubanos de la Salud viajó, bajo la firma de un acuerdo entre ambas naciones, a la República de Argelia, en el norte de África.

Después de 57 años de ayuda humanitaria, al cierre del 2019, un total de 1 931 millones personas han recibido asistencia sanitaria, preventiva y curativa, en todas las latitudes del planeta, mejorando su bienestar individual, estado de salud y salvando la vida a 8, 2 millones de ellas. En el periodo de mayo de 1960 a febrero de 2005, un lapso de 45 años, brigadas médicas de emergencia, embrión del Contingente Henry Reeve, cumplieron 30 misiones de ayuda y asistencia sanitaria y humanitaria en 19 países, participando en ellas 2 055 trabajadores de la Salud.

Los países fueron: Argelia, Chile, El Salvador y Perú (en 2 ocasiones); Nicaragua (en 5 ocasiones), Honduras (en 4 ocasiones), Armenia, Irán, República Dominicana, Guatemala, Haití, Colombia, Venezuela, Kosovo, Ecuador, Paraguay, Sri Lanka, Indonesia y Guyana, que según área geográfica corresponden al Caribe 2, América Central 4, América del Sur 7, Eurasia 2, África 1, Oriente Medio 1 y Lejano Oriente y Pacífico 2.

Los eventos o condiciones naturales que motivaron la ayuda humanitaria fueron: terremotos 11, huracanes 7, erupción volcánica 1, deslave por lluvias e inundaciones 4, epidemias 4, incendio 1 y tsunami 2. En una oportunidad la ayuda humanitaria fue posterior a un conflicto bélico. 7 Fenómenos meteorológicos de gran magnitud en 1998, que devastaron extensas áreas del Caribe y Centroamérica (Haití, República Dominicana, Honduras, Nicaragua y Guatemala), dieron lugar a la creación de un nuevo proyecto de ayuda internacional humanitaria para asistir a las naciones afectadas, que llevó por nombre Programa Integral de Salud (PIS). Ese proyecto fue complementado con la fundación de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) en La Habana a finales de 1999, para que jóvenes de los países castigados por esos fenómenos naturales se calificaran como médicos y regresaran a sus comunidades originarias.

En la ELAM en 15 años se han graduado 29 749 médicos de 123 naciones de todas las regiones del mundo. En la actualidad cursan estudios 1 358 estudiantes de 87 países (año lectivo 2019- 2020)

(Publicado por la página web de Nuestra Bandera / www.nuestrabandera.pe)

MARCO MARTOS CARRERA

el Premio Nobel de la Paz fue concebido como un justo reconocimiento al aporte de quienes defienden la vida y promueven la solidaridad humana en beneficio de la paz; constituye un requerimiento legítimo que se promueva como un galardón para la Brigada Médica Cubana Henri Reeve, que desde hace casi 25 años viene trabajando esforzadamente por llevar la salud a distintos confines del planeta.

Creación de un pueblo valeroso que levanta las banderas de la dignidad y la justicia, esta Brigada que lleva el nombre de un patriota estadounidense que combatiera por la Independencia de Cuba en el siglo XIX; es el símbolo de los más altos ideales humanos.

 Hoy, que en el mundo crece este pedido debemos formular un llamamiento desde el Perú para que se valore a esta Brigada, portadora de vida y de paz.

Lima, agosto del 2020

 

WINSTON ORRILLO

Martí dijo: “Patria es humanidad”, allende las espurias diferencias establecidas pr los Establishments”.

Por eso, en esta línea, la Brigada Médica Cubana, Henri Steeve, va por el mundo entero, en cumplimiento, adem´s de otro verso martiano, “Con los pobres de la tierra/ quiero yo mi suerte echar”.

Aun en los sitios más inhóspitos. y depredados por el sistema apitalista Neoliberal, viva y vibra la solidaridad del Primer Territorio Libre en América, y ésta es la razón porque los regímenes títeres, en  cuanto acceden -o reacceden- al poder, lo primero que hacen es difamar la noble tarea del personal médico cubano, sin importarles -es obvio- sus agónicos connacionales, que siguen y seguirán muriendo por este abandono secular.en que se hallan sus habitantes.

Nunca habría sido dado un Premio Nobel  de la Paz, como el que estamos solicitando aquí y acullá.

W.O. Premio Nacional de Cultura del Perú

GERMÁN CARNERO ROQUÉ

Ha llegado el momento, sin duda alguna, en que la Institución que otorga al Premio Nobel de la Paz, reconozca el enorme servicio que la Brigada Médica  Cubana ha venido prestando durante muchas décadas a muchos pueblos del mundo con su apoyo y acompañamiento en los diversos campos de la salud .Sin ningún tipo de cálculo político, ese desprendido esfuerzo internacionalista y solidario, debe ser puesto en evidencia otorgando a esa Brigada el Premio Nobel de la Paz. De no ser así. se alimentarían las sospechas que subyacen sobre alguna de las decisiones de la citada Institución, como fue el caso del otorgamiento del Premio a un inocultable político guerrerista como Barak Obama.

   

FRANCISCO JAVIER ADRIANZÉN MERINO 

Mientras la humanidad sufre una de las peores pandemias de toda su historia, un país pequeño pero de inmenso corazón ofrece su desinteresado apoyo a los pueblos del mundo llevándoles lo más urgente y necesario en estos tiempos: la salud. 

La Brigada de médicos cubanos Henry Reeve permite mantener la esperanza de que es posible un mundo distinto, en armonía, solidario y fraterno, que deje atrás imposiciones, egoísmos y guerras fratricidas, reconociendo en la vida el más elemental derecho de todo ser humano. 

En reconocimiento a su destacada labor en nuestro país y en otros países del mundo, consideramos que se debe de otorgar a la Brigada médica cubana Henry Reeve el Premio Nobel de la Paz.  

———————————————————————————————-