BRASIL Y LOS MÉDICOS CUBANOS

Por Carmen Diniz*. – Tradución Laura Mor                    #NobelMedicosCubanos

        Mientras la humanidad  pide ayuda en medio de una pandemia, el gobierno de Estados Unidos insiste en atacar a Cuba e intentar descalificar a sus médicos y su capacitación, incluso en países que han sido beneficiados de sus servicios, como Brasil.

    En política internacional, ciertas declaraciones o actos se entienden dentro de parámetros racionales y aceptables debido a aspectos políticos o intereses que son incluso oscuros y difíciles de aceptar, en esta última modalidad, especialmente la cuestión de las guerras que los seres humanos desaprueban. Ciertas decisiones son objetables porque se sabe el interés, en el caso de las guerras, de la venta de material de guerra que no agrada a ningún ser racional, excepto aquellos que se benefician de las desgracias de otros.

Sin embargo, hay ciertas situaciones que no se sabe cómo definir, incluso para aquellos que se especializan en geopolítica.

    Es de sentido común que el capitalismo está en baja, la crisis por la que pasa este sistema y la desesperación de los “dueños del capital”. No es aceptable, pero es posible entender lo  que sucede en estas situaciones límite y es al menos definible.

    Este no es el caso del imperio estadounidense en relación con Cuba en la actualidad. No es la crisis del sistema lo que mueve al gobierno del Norte, no es la preparación de una guerra o la creación de razones para empezar un conflicto u obtener ventajas financieras o competencia, sino que es algo que está más allá de las motivaciones racionales, mucho más allá. No existe una explicación plausible para tanta persecución que no sea la definición de psicopatía o trastorno obsesivo que sólo se aplica a individuos y no puede extenderse a una entidad legal, entidad o gobierno.

    Además de todas las medidas tomadas contra Cuba que ya son conocidas como el bloqueo, las leyes hostiles (mal nombradas), los actos de terrorismo practicados o encubiertos por el gobierno de EE.UU., las difamaciones, la calumnia, en resumen, una serie de ataques contra el pueblo cubano, llega la noticia de otra modalidad: tomar como rehén a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) con amenaza de corte de recursos de esa entidad si no hace una “investigación” sobre el acuerdo celebrado entre el gobierno brasileño y el gobierno cubano con la intermediación de la OPS del Programa Mais Médicos, el cual se desarrolló entre 2013 y 2018 en Brasil. (https://www.defesanet.com.br/ghbr/noticia/37488/EUA-anuncia-que-Opas-ira-investigar-envio- de médicos cubanos a Brasil)

    Al anunciar esta supuesta ‘denuncia’ como una victoria, el Secretario Pompeo intenta una vez más crear una narrativa de que los médicos cubanos son explotados, lo que ya no convence a nadie, y esta vez también pone en sospecha al gobierno brasileño de ese período como cómplice de una supuesta explotación.

    La OPS está directamente vinculada a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de quien el gobierno estadounidense retiró todas las contribuciones financieras hace poco más de un mes, en medio de una pandemia que también está afectando al pueblo estadounidense.

    Es imposible aceptar que en el momento en que la humanidad pide ayuda, en una implacable pandemia que afecta indistintamente a todo el planeta, un gobierno en este contexto continúe persiguiendo inhumana y obsesivamente a los médicos cubanos y a Cuba, que está mostrando un ejemplo de solidaridad con el mundo.

    La obsesión no se adecúa a una empresa, entidad o gobierno, especialmente si no hay enemigos en este caso. Cuba nunca ha atacado a los Estados Unidos, nunca ha practicado ningún acto de hostilidad contra el pueblo estadounidense y ha sufrido un bloqueo durante casi seis décadas, sobreviviendo con dificultad pero con mucha dignidad. Pero esta es la única definición para la persecución: es un caso de obsesión, desorden compulsivo o algo así, es la única explicación plausible.

    En este episodio, el imperio en decadencia también ataca a Brasil y a cualquier otro país que recibe médicos cubanos. Es inaceptable y actos como este no pueden ser admitidos pasivamente sin indignarse por esta agresión.

  Qué papel tan triste es atacar, de forma gratuita, todo lo relacionado con la isla. Vergonzosa actitud.

   No vengan a hablar de médicos cubanos en Brasil, señores, porque se sorprenderán de lo que el pueblo brasileño tiene que decir sobre ellos, el cariño, el afecto y la amistad que dejaron aquí. Nada cambió. Este intento de agresión es repugnante y fracasará nuevamente. La verdad siempre aparece y la indignación permanece ante actitudes tan lamentables.

    Aquí sigue la solidaridad con Cuba, una que no puede ser bloqueada, porque sin duda es el lado correcto de la historia. Esa misma historia que sin duda les condenará.
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “Comité Internacional” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a comite_internacional+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/comite_internacional/00a401d65f01%2455ee60a0%2401cb21e0%24%40enet.cu.
Área de archivos adjuntos