DÍAS TRÁGICOS EN BRASIL

Por ANA PRESTES

Mientras escribo, Brasil acaba de registrar otras 614 nuevas muertes por coronavirus. Ya estamos en el estándar de 600 nuevas pérdidas por día. A pesar del enorme subregistro, trabajamos con datos oficiales que dicen que tenemos 8536 mil muertes en total y 125.218 registros de personas infectadas. Estamos en camino de unirnos al club de un grupo de países que han perdido totalmente el control sobre la Covid-19 y han alcanzado tasas muy altas de personas infectadas y muertas como los Estados Unidos, el Reino Unido y Italia.

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, cuando aún no se había decretado la pandemia global, el presidente Bolsonaro desdeñó los riesgos presentados por el nuevo virus para la vida humana. Lo llamó “fantasía”, “gripezinha”, “histeria”, dijo que “no hay forma de evitar muertes”, etc. Al igual que la postura de su ídolo Donald Trump, quien dijo que el calor de abril mataría al virus y que Estados Unidos estaba preparado para una pandemia. Hoy Estados Unidos ha superado los 70,000 muertos y 1 millón 200 mil casos, prueba de que la negligencia del gobierno estadounidense ha sacrificado miles de vidas.

Otra similitud entre Bolsonaro y Trump al tratar con el coronavirus es la confrontación con China. Hablan de un “virus chino”. Por parte de los EE. UU. es incluso comprensible, dada la disputa por la hegemonía global que ya estaba en marcha y que solo se hizo más evidente con la pandemia. Por parte de Brasil, no tiene ningún sentido enfrentar el principal socio comercial y precisamente con el país que hoy más puede ayudar en el control del coronavirus, no solo por la experiencia acumulada porque fue el primer país afectado, sino porque en la práctica es la gran fábrica mundial de suministros médicos hoy existente.

La tesis del “virus chino” entorpece las mentes de los bolsonaristas, así como el desdén por el aislamiento social y la negación de la ciencia, que ya se ha demostrado en otros momentos, como en relación con el cambio climático y los incendios de la Amazonia. El ambiente tóxico provocado por Bolsonaro pudo incluso provocar la renuncia de un ministro de Salud, Luiz Henrique Mandeta, quien, a pesar de ser un político de la derecha oportunista, es un médico que ha seguido mínimamente las recomendaciones de la OMS y mostró signos de sobriedad frente a un desastre inminente.

No satisfecho con la crisis en el Ministerio de Salud, que hoy, por cierto, está ocupado por personal militar repartido en varios cargos, Bolsonaro también enfrentó una crisis con el Ministro de Justicia. Acosador de Lula y toda la izquierda brasileña, el exjuez y ahora exministro Sergio Moro cayó en desgracia en el gobierno de Bolsonaro. Silencioso en todo el gobierno, hipócritamente decidió “contar” lo que sabía de la interferencia del presidente en la Policía Federal. Al presidente le molestaba no controlar a la policía que investiga a sus hijos. Moro salió disparando, pero no mató a un pájaro. No entregó la evidencia del bombardeo al presidente que prometió. Dividió la base bolsonarista, ya que muchos son lavajatistas (referencia a la operación Lava Jato realizada por Moro cuando juez).A pesar de perder dos ministros populares, Justicia y Salud, Bolsonaro no salió muy sacudido. Hay evidencia de que hay un cambio en su base de apoyo. A pesar de perder un apoyo significativo de la clase media urbana más educada, cerca del 10% según la encuesta de Data Folha, está ganando apoyo entre los más pobres, menos educados, en el campo y la periferia, cerca de 8%. Esta inversión de bases garantiza que todavía tiene alrededor del 30% de popularidad, que es bastante, dado el escenario nacional. Parte de esto se explica por la transferencia de recursos del orden de 600 reales a trabajadores independientes e informales por parte del gobierno, luego de la aprobación de un proyecto impulsado por parlamentarios de la oposición. La gente no quiere saber de quién es el proyecto, pero están agradecidos con quien les brinda el beneficio. En este caso, el gobierno de Bolsonaro. Parte de esta población también es sensible al discurso de Bolsonaro de que el país no puede detenerse económicamente, incluso si se pierden vidas. El apoyo popular y una postura ofensiva en la política le dan a Bolsonaro las condiciones necesarias para seguir adelante con su proyecto autoritario. Sus objetivos son ahora el Congreso Nacional, más específicamente el Presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, y el Supremo Tribunal Federal. Desde el 15 de marzo, el presidente ha estado personalmente presente en movilizaciones de calle de sus partidarios, abiertamente ilegales, por no cumplir con las reglas de aislamiento social por la emergencia de salud y por defender una intervención en instituciones democráticas como el parlamento o el sistema de justicia. Uno de estos eventos fue delante de un cuartel general del ejército en Brasilia y en el más reciente, en el Palacio de Planalto, se invocó el apoyo de los militares y hubo agresión física por parte de los manifestantes contra fotógrafos y periodistas que cubrían el evento.La ofensiva del presidente se ha enfrentado a las primeras iniciativas de justicia contra sus acciones y las de su clan. Todos sus hijos están involucrados en investigaciones. Ya sea a través de la producción y difusión de noticias falsas (fake news), la apropiación de recursos públicos a través de funcionarios vinculados a sus mandatos parlamentarios, envolvimiento con las milicias (paramilitares) organizadas en Río de Janeiro. Hoy hay al menos dos investigaciones en la Corte Suprema que involucran Bolsonaro, una sobre actos ilegales promovidos contra el parlamento y el poder judicial y otra sobre el intento del presidente de interferir con la Policía Federal, denunciado por el exministro Moro. Hundido en un entorno político tóxico y una crisis de salud en evolución, Brasil ha perdido totalmente las condiciones para abordar con seriedad los problemas relacionados con la región de América del Sur, por ejemplo. Lo que hace el gobierno es expulsar a los diplomáticos venezolanos y apoyar a Trump en sus intentos intervencionistas en Venezuela. Con respecto al Mercosur, celebró cuando Argentina expresó su preocupación por seguir adelante con las negociaciones de libre comercio en medio de una pandemia y ya tiene prisa por redactar nuevas reglas para el bloque con la Argentina excluida.Brasil no fue capaz de enviar un mensaje o ayuda al pueblo ecuatoriano mientras los cuerpos de los fallecidos fueron arrojados a las calles de Guayaquil. Ni siquiera con el vecino cercano de los Bolsonaros, el presidente Marito de Paraguay, pudo empatizar y ayudar a minimizar la dramática situación en la frontera, mientras miles de paraguayos que perdieron sus trabajos en São Paulo regresan por tierra a Paraguay cerrado por la pandemia. Ya sea en la OEA, en el Grupo de Lima, en Prosur o en el Mercosur, no existe la más mínima iniciativa brasileña para articular respuestas integradas a la crisis de salud y la crisis económica que está por venir. Los datos de Cepal y Latinobarómetro indican una regresión de aproximadamente el 6% de la economía de la región, un aumento exponencial en el hambre y la pobreza entre los latinoamericanos. Sin mencionar los bloqueos económicos contra Cuba y Venezuela que continúan confrontando cualquier principio humanitario imaginable.

A la luz de esto, la izquierda brasileña intenta movilizar y presentar respuestas a su pueblo. Ya hay al menos 30 solicitudes diferentes de juicio político (impeachment) contra el presidente Bolsonaro sobre la mesa del presidente de la Cámara de Diputados. ¿Cómo, sin embargo, conducir un impeachment sin movilización popular en las calles (por la pandemia), con parlamentarios sesionando virtualmente y con el 30% de la población apoyando al presidente? Este es hoy el gran debate dentro de la izquierda brasileña hoy. Porque, al mismo tiempo que la táctica de juicio político no está avanzada, el autoritarismo está ganando terreno en el país, aunque no hay evidencia de apoyo militar para un golpe por parte de Bolsonaro. Ya existe una verdadera restricción y violencia contra la prensa, ataques contra el parlamento y el poder judicial. Hostilización de militantes de la izquierda, gran parte represada por el aislamiento social, que, a pesar de su déficit, mantiene a los militantes en casa.

Cuando termine la pandemia, cuando las puertas de las casas se abran nuevamente, ¿tendremos un Brasil más lúcido, desplazando a Bolsonaro, o un Brasil más oscuro, tomado por el autoritarismo?

A)