CHILE. CARTA A UN FOTÓGRAFO

Daniela, una muchacha chilena, la que aparece en le foto, fue desalojada por la fuerza de una Plaza pública en Santiago de Chile. Y Orlando le tomó la foto que bien pudo haberle salvado la vida. Ella, en agradecimiento le envió esta carta que refleja el drama de la vida chilena de hoy

Santiago. Diciembre 2019.le salvado la vida.

Hola Orlando como te va? Espero bien.


Te cuento sobre cómo fue el día en que me tomaste la fotografía.

En general yo siempre he sido partidaria de participar en movilizaciones, por lo mismo participe en la revolución pingüina, de los universitarios, y ahora qué Chile despertó. Sin embargo esta vez ha sido todo muy muy diferente porque me he visto marchando con mujeres y hombres que podrían ser mis padres e incluso mis abuelos, lo que me impactó pero muchísimo.!!!

El día de la fotografía yo venía llegando del sur y solo había visto el descontrol por TV y redes sociales. Cuando llegue a Santiago decidí ir a la marcha con mis amigas, llegamos y enseguida la represión se hizo presente con el guanaco y zorrillo con gas tuvimos que correr y después cuando me detuve mire a mi alrededor y mis amigas ya no estaban, quede sola entonces llegaron uniformados gritando y apuntando con armas para que avanzaramos… miré y habían personas de todos tipos adultos, niños, jóvenes, etc….todos levantaron las manos y yo solo los seguí y levanté mis brazos, y miré hacia atrás y vi a Fuerzas Especiales justo tras mio, estaba sola, tenía mucho miedo, camine con las manos en alto y lloré pensando en lo que podría pasarme, los carabineros que iban tras de mí eran en su mayoría mujeres que se reía y burlaban de mí, en mi mente solo pensé ” me van a llevar, me van a pegar, me van a quebrar las piernas…cómo le voy a decir esto a mi familia…? ” solo llore y pedía al universo que no me pasara nada, entonces vi que una persona, un hombre, me tomaba una foto (tú Orlando) y yo solo pude seguir caminando y seguir órdenes, por la represión que estaba sufriendo, sufrí, lloré, sentí miedo como nunca.

Ese día no pude volver a mi casa y me quedé en Santiago, cuando por fin llegué a mi hogar al otro día, me cambié de ropa, descansé y enseguida me llamó una amiga preguntando cómo estaba, porque había visto una foto mía en las redes. Dejé de hablar con ella y vi la foto,
Al principio no lo creía, me quede mirándola mucho rato y finalmente pensé en como reflejaba el miedo que tuve, la pena por la gente y mi pueblo.

Pensé en dejar todo asi, sin embargo decidí que yo y aquella persona que había tomado la fotografía, había documentado tan perfectamente el sufrimiento y la represión, que no sólo yo, sino que todos estábamos pasando así que la puse en mis redes y tomé contacto contigo Orlando porque de alguna u otra forma me sentí agradecida por mostrar una realidad, la realidad de Chile.

Hoy tengo la foto, mi familia tiene mi foto no sólo por ser bella, sino porque muestra una realidad de sufrimiento, dolor, miedo, pavor, por una institución hecha para proteger, y ahora esta lista para atacar.
Gracias Orlando por documentar ese tan doloroso momento, eres un gran profesional y me saco el sombrero por tu trabajo ahora y siempre.

Un abrazo gigante desde Chile, espero vernos alguna vez.

Saludos

Daniela.